Canipolé

Si bien es cierto que Loreto B.C.S. se ha vuelto mundialmente reconocido como el paraíso a orillas del Mar de Cortés, queremos mostrarte que en la cercana Sierra de la Giganta, se esconden innumerables tesoros, ligados intrínsecamente al pasado de esta tierra.

Un ejemplo claro de dichos tesoros, son el legado que los antigüos pobladores de la península dejaron impreso en el paisaje. En ocasiones peculiarmente detalladas y complejas, otras tantas meras simulaciones abstractas, las pinturas rupestres y los petrograbados son vestigios de los grupos nómadas prehispánicos, constituyen nuestra puerta directa al mágico pasado milenario de la Península de Baja California.

A tan sólo 62 kms de distancia desde Loreto con rumbo al norte, encontramos una desviación hacia el sitio conocido localmente como La Pingüica o Canipolé. Desde ahí recorremos aproximadamente 20 minutos de terracería, hasta encontrar el lugar donde estacionamos los vehículos e iniciamos nuestra caminata de 50 minutos por el lecho de un arroyo seco.

Las pinturas de esta zona son de tipo mas bien abstracto, y aunque pequeñas resaltan por su interesante gama de colores y la peculiaridad de las figuras.

        pinguica en canipole     MVC-018S

       MVC-011S     MVC-010S